27.2 C
Playa del Carmen

No hay cuentas públicas en Quintana Roo desde el 2016

Published:

Las últimas cuentas públicas de Quintana Roo que pueden ser consultadas por la ciudadanía datan del 2016, pero desde la entrada de Manuel Palacios Herrera en 2017 al frente de la Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo (Aseqroo) se dejaron de publicar esos documentos, es decir, durante toda la administración de Carlos Joaquín.

Las entidades fiscalizables debieron cumplir con entregar sus cuentas públicas a la Aseqroo de Palacios Herrera en el primer semestre posterior a cada año fiscal.

Esos informes deberían estar disponibles en su página de internet en aras de la rendición de cuentas, y más allá de cualquiera obligatoriedad legal, pero parece

El robo de documentación en las oficinas de la Aseqroo en las calles Rafael E. Melgar y Álvaro Obregón en la ciudad de Chetumal -a unos 100 metros del Palacio Municipal de Othón P Blanco- que ocurrió en abril de este año fue extraño.

En ese robo había, según algunos medios, papelería de las cuentas públicas del Poder Ejecutivo, es decir del gobierno de Carlos Joaquín. La inexistencia pública de las cuentas públicas resulta igualmente extraño.

¿Qué se necesita para acceder de manera expedita a las versiones públicas de las cuentas públicas de ayuntamientos, organismo descentralizados, autónomos, paramunicipales, fideicomisos y poderes?

Manuel Palacios, ¿el auditor que protege a Carlos Joaquín?

Manuel Palacios Herrera fue nombrado desde el 1 de septiembre del 2017, y culminará su periodo el 31 de agosto del 2024. Antes de él, el 6 de marzo del 2017 dejó de ser auditor Javier Zetina González, primo de Félix González Canto, quien había sido nombrado el 25 de junio del 2016.

Zetina González no duró ni un año duró en el cargo, y su nombramiento se encontraba dentro del llamado “paquete de impunidad” que dejó Roberto Borge y fue señalado por no admitir irregularidades de la administración estatal 2011-2016.

La omisión de parte de Manuel Palacios Herrera en transparentar cómo es que los organismos fiscalizables gastan los recursos públicos, cae irreductiblemente en la sospecha de encubrir la administración joaquinista, tal como se le señaló a su antecesor en el cargo.

Artículos relacionados

spot_img

Recientes